Nightcap

  1. The conversations that cryptocurrency kills Sonya Mann, Jacobite
  2. How and why the 1st Amendment became a weapon for the right Jedediah Purdy, the Nation
  3. Are libertarians crazy? Pierre Lemieux, EconLog
  4. As Venezuelans starve, Maduro gives oil away to Cuba Jorge Carrasco, CapX

Putting a stop to the Argenzuela Project

[Editor’s note: The following piece is written by Dr Nicolás Cachanosky, an economist at Metropolitan State University, Denver and a native Argentinian. Dr Cachanosky hails from the same PhD program (at Suffolk University) as Rick, who introduced us. His homepage is here, and he is also a member of the group blog Punto de Vista Económico (which you can find on the blogroll here at NOL). Check out his popular work for the Mises Institute, too. – BC]

For the last 12 years Argentina was under the influence of the Kirchner administration. First by President Néstor Kirchner (NK), and then two terms by her wife (and widow since 2010) Cristina Fernandez de Kirchner (CFK). Their plan, as perceived by many, was to alternate presidential terms between NK and CFK and remain in power endlessly. While this plan came to an end with NK’s death in 2010, CFK started to entertain the idea of reforming the Constitution to be able to run a gain for office. Because this was not possible, she chose Daniel Scioli, the Governor of Buenos Aires Province to be her successor. Last Sunday, November 22nd, Mauricio Macri, Mayor of Buenos Aires City beat Scioli in a ballotage and became president elect starting his term this coming December 10th.

Argentina was in path to become what is referred as Argenzuela. Namely, the Kirchner administration was taking the country, step-by-step, to become the next Venezuela of Latin America in a close way to what has been described as the four stages of populism. Under the Kirchner administration, the government increased their political ties with Venezuela, Iran, and China, at the expense of political relations with countries like the United States, Germany, and the United Kingdom. But the resemblance was not only in terms of political friendship, but on institutional and economic reforms. Argentina became a country where “Republic” is just a word on paper without a real presence in the country’s institutional reality. According to the Fraser Institute’s Economic Freedom of the World, in 2003 Argentina ranked 99 out of 153 countries. By 2012 it ranked 149 out of 152 countries. The loss of economic freedom was fast and significant. Economic troubles and imbalances did not take long to appear.

Macri’s victory in the presidential elections put a stop to the Argenzuela project. We know what a presidency by Macri won’t look like. But it is still hard to say what it will actually look like. Macri is known for his emphasis not in free or unfree markets, but on an efficient administration. While not difficult to be more free market than the Kirchners, it might prove difficult to describe Macri’s political movement, Pro, as a free market party. The Kirchner administration has refused, at least so far, to share information with Macri and his appointed ministers, so the real situation of the economy and the Treasury remains unknown. Macri and his team are working on reform plans half-blinded because they don’t have reliable economic information, if they have it at all.

Specific reforms by Macri are still unknown (at the time of writing these lines), but his team of Ministers has already been announced. The people he’s bringing to the government with him show significant successful careers in government, the private sector, and international organizations (her chosen Chancellor is the Chief of Staff of Ban Ki Moon, General Secretary of the United Nations.) This is a clear contrast with the Kirchner administration, where all the Ministers showed a strong ideological motivation before professional accomplishments.

The economic crisis in Argentina hands Macri a unique opportunity to carry long needed significant reforms. He has, also, a unique political position. His political party has not only won the presidential election, with Pro Macri has also retained the Mayor’s office of Buenos Aires City and also won the Governor elections for the Buenos Aires Province. Macri’s Pro is in charge of the three most economically and political important districts. Let us hope that Macri does not become yet another lost opportunity in Argentina’s history.

Assessing Elections in Poland and Argentina in the Context of Populism and Liberalism in Europe and South America II (liberalism in the classical sense of course).

The Argentine election was for the state president, who is head of government as well as head of state. An expected first round victory for the Peronist party (formally known as the Justicialist Party) candidate Daniel Scoli disappeared as he failed to clear 45%. He is clearly ahead of Mauricio Macri, Mayor of Buenos Aires, running on behalf of a three party centre-right alliance which contains the less statist, and populist elements of Argentine politics, but at least the hope exists of a second round triumph over the Peronists.

The third candidate is also a Peronist, showing the difficulty of overcoming that legacy and why even just turning the Presidential election into a competition between a Peronist and a non-Peronist is a victory of some kind. The sitting President Christine Kirchner pushed at the limits of the Argentine constitution, which prohibits more than two terms for any President, by alternating in power with her late husband Nestór Kirchner. If he had not died in 2010, we might now be looking forward to a fourth consecutive term in power for team Kirchner.

Peronists or the army have run Argentina almost constantly since the 1940s. The periods of army rule give a good indication of how successful Juan Perón and his widow Isabel (the third wife) were in stabilising Argentine society and political institutions. Nevertheless the Peronists have been the only party with a record of electoral success in Argentina and have improved from the chaos that Juan and Isabel instigated in more recent appearances in government.

As such a dominant party they have relatively centrist technocratic elements (most notably ex-president Carlos Menem) as well as the hard core statist populist nationalists. The Kirchner years have tended increasingly towards the more populist end, stoking nationalist sentiment over the islands in the south Atlantic known in Argentina as the Malvinas and in the UK, which has sovereignty over the islands, as the Falklands.

There has been economic growth under the Kirchners, but it has now very much slowed as policy has tended towards high inflation, currency controls, confrontation on debt owed to foreign creditors and increasing budget deficits. There has been social liberalism, most obviously, on attitudes to the LGBT communities, but in a context of nationalist sovereigntist politics. At least we can hope that if Scoli wins, he will feel obliged to shift towards genuine economic sustainability and a less populist politics.

In general, this adds to a feeling that South America has passed the peak of leftist populism which has influenced most countries outside Colombia in the last two decades. The more respectable end of that spectrum in Brazil’s Workers’ Party, which had been fairly successful economically, appears to be declining under the weight of corruption scandals, economic recession and incapacity in delivering on the more populist side. On the less respectable side, Venezuela has lost its status as model for the world’s radical left as corruption, economic decay, state brutality, election rigging and persecution of the opposition has become too extreme to ignore, particularly since the state socialist hegemony no longer has Hugo Chavez as a charismatic frontman.

Brazil and Venezuela were the models of the left, reformist and revolutionary respectively, and no longer have that status. If there is a model now it is the Evo Morales Presidency in Bolivia, which in some respects is radical left, but not consistently enough to get the kind of model status previously accorded to ‘Lula’ (now caught up in corruption scandals as his successor Dilma Rousseff) in Brazil and Chavez in Venezuela (whose successor Nicolás Maduro is a blatant and charmless neo-Stalinist thug-apparatchik). The Morales regime has received some cautious support from those inclined towards liberty on the grounds that he has pursued an overdue reduction of the power of traditional rent seeking elites in Bolivia and engaged in an economic pragmatism certainly distasteful to former Chavez admirers, and not even entirely comfortable for former admirers of Lula.

The leftist populist tide in south America has not entirely receded, but is now discussed with increasing nostalgia and an increasingly elegiac tone by left socialist observers, and as it has receded has tended to leave only embarrassments for the socialist left or reformist pragmatist examples of at least some interest to the liberty community. We are not looking at a strong shift towards liberty in all its forms in that region, but at least we see some shifts opening the possibilities of new movements towards liberty in markets, rule of law, individual rights, and social openness.

Eduardo Galeano Disavows ‘Open Veins of Latin America’

I read this book a long time ago (it wasn’t required reading for any of my undergraduate courses) and found it to be much too hyperbolic and unsubstantiated, so I’m very pleased and surprised to see Galeano disavow it.

From the New York Times:

For more than 40 years, Eduardo Galeano’s “The Open Veins of Latin America” has been the canonical anti-colonialist, anti-capitalist and anti-American text in that region. Hugo Chávez, Venezuela’s populist president, even put a copy of the book, which he had called “a monument in our Latin American history,” in President Obama’s hands the first time they met. But now Mr. Galeano, a 73-year-old Uruguayan writer, has disavowed the book, saying that he was not qualified to tackle the subject and that it was badly written.

The reactions of factions, something I have become increasingly interested in, are predictable but maybe that’s why I am so interested in them. For example:

Michael Yates, the editorial director of Monthly Review Press [a socialist publishing outlet – bc], Mr. Galeano’s American publisher, dismissed the entire discussion as “nothing but a tempest in a teapot.” “Open Veins” is Monthly Review’s best-selling book — it surged, if briefly, into Amazon’s Top 10 list within hours of Mr. Obama’s receiving a copy — and Mr. Yates said he saw no reason to make any changes: “Please! The book is an entity independent of the writer and anything he might think now.”

Consider not only the reaction of a long-time socialist to the disavowal of one of his intellectual and – dare I say – spiritual bedrocks, but also the fact that a socialist is scrambling to keep his best-selling product from losing its quite subjective value. Read the whole report.

Demos sin cracia

democracia2

Las democracias modernas instituidas como “el gobierno de la mayoría” comenzaron a aparecer ya entrado el siglo XIX y se popularizaron velozmente.  Al lado de ella, la promoción de los ideales del sufragio universal, la igualdad de derechos y obligaciones entre hombre y mujer, la abolición de la esclavitud y del trabajo forzoso de curso legal, entre otros principios empezaron a dispersarse como un veloz germen en las sociedades occidentales y sus ex-colonias.  Han pasado ya 200 años desde que el germen democrático se dispersó por el mundo.  Sin embargo, los más recientes acontecimientos que han perturbado el flujo de las democracias de mayorías se ha visto afectado en Ucrania, Venezuela y desde hace dos días en El Salvador.

¿Por qué será que el ideal de la democracia ha “fallado” en estos países? 

Los argumentos a favor y en contra son muchos y muy complejos. Deben ser comprendidos desde distintas perspectivas y entender las posiciones tomadas por todos los actores que se han visto afectados de manera directa e indirecta por estos eventos.  Nosotros, el resto del mundo observador, podemos participar con ideas para ojalá descubrir más preguntas en nuestro camino. Hoy quiero compartirles una idea que cruzó por mi mente.

¿Acaso nuestro problema no ha sido que hemos tenído más “demos” que “cracia” en nuestro gobierno y en el desarrollo de nuestro rol ciudadano?

¿A qué me refiero con esto?

El término democracia es antiguo y complejo y se forma a partir de los vocablos “demos” traducido al castellano como -pueblo y/o poder- y “cracia” que indica un -gobierno o sistema-.  Así y actualizando el término desde la antigua Grecia a nuestros días, la democracia se refiere al gobierno del pueblo.

¿Pero acaso no ha sido el pueblo el que se ha volcado a la rebelión en Ucrania, Venezuela y El Salvador? Entonces, ¿la democracia reaccionó en estos países contra la democracia?

Quizás lo que ocurre en estos tres países (que son producto de la colonización y de la subyugación a los imperios durante la Guerra Fría) es que quizás no han pasado el suficiente tiempo en independencia institucional y maduración de sus gobiernos como para lanzarse desbocados a procesos democráticos que deben ir de la mano de una reforma educativa y cultural de la ciudadanía.  Pero, ¡alto! Que conste, que no me refiero a que estos países post-coloniales y post-guerra fría deban regresar bajo el control de un dictador o de una metrópoli.  Sino que, la participación del pueblo (demos) no debería avanzar cuando se ha descuidado o se ha impedido continuar el proceso de institucionalización de la democracia en la vida ciudadana.

Ucrania, Venezuela y El Salvador tienen como un común denominador la inmensa pobreza y la enorme desigualdad educativa y cultural entre la elite gobernante que heredó el poder de sus antiguos amos colonizadores y el grueso de la población. La mayoría de la población en estos países ha sido condicionada a servir como un “agente legitimador” al momento de ejercer su voto pero no se le ha permitido adquirir conciencia absoluta de su rol como “ciudadano legitimador empoderado”. Porque es su voto el que le permite exigir responsabilidad, honestidad y resultados en el equipo de gobierno que eligió en las urnas.

Titulo: 7 killed in post-election protests
Via: FoxNews

En Venezuela ha sido la población cansada y agotada de la corrupción la que ha tomado conciencia del poder de su voto al exigir la renuncia del gobierno revolucionario (aún a pesar de que recientemente había sido electo por el voto de las mayorías).  Es acá que el pueblo ha empezado a ilustrarse en su poder como votante y garante.

Titulo: Days of Protest in Ukraine
Via: The Atlantic

En Ucrania ha sido el pueblo el que también ha tomado conciencia del poder de su voto y de su derecho de autodeterminación pidiendo la anexión de Crimea y su mayoría étnica rusa a Rusia debido a sus distintos intereses económicos, políticos y culturales con el resto del país.

Titulo: El TSE pidió a los contendientes que respeten los resultados que el pueblo decida.
Via: http://www.lapagina.com.sv

Y en El Salvador desde el día lunes debido a que las elecciones presidenciales concluyeron con una cercana diferencia de votos entre los partidos ARENA y FMLN. ARENA rechazó el conteo de las elecciones luego del anuncio de su derrota. 6,000 votos marcaron la diferencia y el partido ARENA rechazó la legalidad del proceso democrático.

Espero que no sea aún tarde para extender una invitación a reflexionar a los ciudadanos salvadoreños sobre el funcionamiento del gobierno democrático y de la necesidad de estudiarlo a más profundidad y, quizás, comprender que el voto de la mayoría (aún si efectivamente ganará por 6mil votos de diferencia) no es garante suficiente de legitimidad.  Y que, es urgente que ambos partidos realicen un pacto serio, democrático y honesto antes de queso se derramé una sola gota de sangre.

En Venezuela, Ucrania y El Salvador es aún posible alcanzar acuerdo y pactos de concertación que partan del respeto al gobierno democrático y que busquen una inclusión de ideas, actores y modificaciones a los actuales procesos en los que el Pueblo (demos) colabore en la construcción y progreso del del Sistema de gobierno (cracia).

Esto evitará muertes y violaciones a los derechos individuales.  Pero más importante aún, permitirá la evolución y maduración de sistemas democráticos de gobierno en estos países que aún ahora se vieron afectados por la injerencia de los poderes imperiales en sus asuntos. Que envidia que en estos países quizás estén a las puertas de un desarrollo democrático del cual nuestros países vecinos podrían aprender mucho.

El legado de Hugo Chávez

Propuesta del Candidato de la Patria Comandante Hugo Chávez Para la gestión Bolivariana socialista 2013-2019. Via: http://forajidosdelanetwar.blogspot.com/2012/11/caricaturas-e-imaginarios-en-la.html

Hace un año el actual presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció la muerte de Hugo Chávez.  Chávez fue el líder de la Revolución  Bolivariana en Venezuela y gobernó el país durante 14 años.  Maduro fue juramentado luego Presidente y recientemente ganó la reelección popular con una campaña que prometía continuar  con el legado de su mentor.

En el 2013, los datos del legado que dejaban los 14 años del gobierno socialista presentados por el Centre for Research on Globalization y por la Embajada Venezolana en los Estados Unidos son reveladores:

  • Venezuela cuenta con servicios de salud y educación universales gratuitos. Antes, 70% de los venezolanos no tenía acceso a servicios de salud.
  • Se eliminó el analfabetismo en el país.  Antes, 40% de los venezolanos eran analfabetos.
  • En los últimos 10 años, el PIB venezolano ha crecido al ubicarse en un nivel alrededor de los 300 mil millones de dólares. Esto representa un crecimiento sustancial frente a la década de los noventa cuando el PIB del país no llegaba a los 100 mil millones de dólares.
  • Se redujo en un 40% el costo de los productos de la canasta básica.
  • Aumentó el salario mínimo en más del 600%
  • Redujo el desempleo del 20% al 6%
  • El Índice de Desarrollo Humano (IDH) en Venezuela aumentó de 0,69 en  1998 a 0,84 en  2008, lo cual eleva a Venezuela a ser un país con rango de desarrollo humano medio a uno con rango alto.
  • De 2008 a 2012, el IDH descendió a 0,748 y alcanza el puesto 71 de 187 naciones y territorios que participaron de la medición.
  • Venezuela ocupa el puesto 71 entre los 179 países que figuran, según el informe anual del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). El coeficiente de Gini, que mide la desigualdad de ingresos, alcanzaron en 0.390 en 2012, el nivel más bajo en la historia de Venezuela y el más bajo en el Continente latinoamericano. En 1998, era de 0,4865.
  • Desde 1999, Venezuela incrementó sus relaciones comerciales con otros países en el hemisferio, así como con otras regiones del mundo. La mayor parte del comercio de Venezuela continúa siendo llevado a cabo en la región, con alrededor del 70% de las exportaciones de petróleo con destino a los países de las Américas, y los mercados de América del Sur, América Central y el Caribe están ganando importancia.
  • En 2012, un año antes de la muerte de Chávez, Venezuela era el tercer socio comercial más grande de Estados Unidos en América Latina y el número 14 más grande en el mundo, además de ser el cuarto proveedor de petróleo a EE UU.

Pero no todo ha sido fácil de conseguir en esta bonanza de estadísticas sociales y los drásticos cambios en el nivel de vida del pueblo venezolano han sido el resultado de muchos sacrificios impuestos en la población venezolana.

Con el ascenso de Chávez y el éxito inmediato de los cambios socioeconómicos en la población, la élite política chavista se aseguró el poder absoluto al conseguir el voto mayoritario en elecciones democráticas gracias a millones de venezolanos beneficiados por las reformas socialistas.  Este poder absoluto (democrático) permitió al gobierno socialista continuar con su plan e imponer restricciones a la libertad de expresión de la oposición, expropió sin muchos problemas industrias, eliminó fácilmente y sin mucha oposición el derecho a la propiedad privada y capturó los ahorros de millones de venezolanos.

Para Maduro, Chávez y muchos otros ideólogos socialistas antes de ellos, cualquier medio era justificable para la consecución del ideal revolucionario socialista.  Latino América, que durante décadas sirvió de laboratorio para experimentos económicos y políticos de líderes del mundo desarrollado fue la arena idónea para regresar a la dulce tentación socialista que había sido lograda con relativo éxito en otros continentes.

La fórmula del legado de Chávez es simple y poderoso:

Populismo anti-imperialista

+

petróleo nacionalizado

=

Socialismo clientelista 

Titulo: Sembrar petróleo. Por Emiliano Teran Mantovani. via: http://forajidosdelanetwar.blogspot.com/2012/11/caricaturas-e-imaginarios-en-la.html

La movilización y apoyo de los votantes en una nación democrática es fácil de conseguir cuando se posee el capital económico, político y/o militar para ofrecer al pueblo una salida de los sistemas de economía mixta extractivos que durante el siglo XX fueron implementados por las naciones desarrolladas del Norte Global y que fueron apoyadas por elites patrimonialistas en los territorios del Sur. El éxito de la revolución Bolivariana aseguró para otros países interesados en este experimento una segura y jugosa fuente de donativos para facilitar el efecto domino socialista que tanto temieron los ideólogos realistas gringos durante la Guerra Fría.  Sin duda, el legado de Chávez sigue vivo un año después de su muerte.

En los últimos dos meses la movilización de un importante grupo de la población venezolana causó manifestaciones en las ciudades más importantes del país.  Los manifestantes tenían muchas peticiones que iban desde reclamos por la corrupción del partido gobernante, reclamos por los altos índices de inflación que afronta el país y solicitudes de renuncia de los líderes de la revolución bolivariana.

Independientemente de cuántos  años más dure el partido revolucionario en el poder es seguro que su legado fue la implementación de una exitosa revolución socialista clientelista sostenida en la venta de petróleo a las economías mixtas del resto del mundo que mejoro los índices de desarrollo humano como nunca antes habíamos visto.  Así es que mientras el mundo siga dependiendo del oro negro, el mundo seguirá escuchando del legado de Chávez.

Este caro legado ha costado la libertad y los derechos de propiedad de miles de individuos. Venezuela sigue y continuará enfrentando desafíos en materia de seguridad, pues la tasa de homicidios de la región es la más alta del mundo. El regimen chavista es diariamente acusado de corrupción, incompetencia y la probabilidad de que esto cambie no es del interés de nadie. El año pasado la inflación fue del 56% y la escasez de productos básicos continuó agudizándose hasta este año.  Caracas se ha convertido en una de las ciudades más caras del mundo ocupando el puesto #6 según datos del WSJ.

Embedded image permalink

Plebiscito: la solución para los problemas de Nicolás Maduro

Foto: Reuters

El día de ayer el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, envió  un duro mensaje a los opositores que desde hace mes y medio fueron a las calles a exigir cambios en el gobierno y los culpó de la crisis social que sufre el país. “Fascistas, uno por uno los voy a capturar, uno por uno voy por ustedes”, sentenció Maduro, y afirmó que todos estos grupos “le verán la cara a la ley”.

Pero en realidad no hay nada de “fascismo” en las ideas y reclamos de los líderes y en los cientos de opositores al gobierno bolivariano que hasta el día de hoy continúan protestando. El fascismo es una ideología política que busca instaurar el corporativismo estatal totalitario y una economía dirigista que regule la vida de los ciudadanos. El fascismo es también una ideología que propone la sumisión del individuo ante un ferviente interés nacionalista y universalista en el que no hay divisiones ideológicas y políticas de izquierda, derecha, etcetera y que condena a todos aquellos que se oponen al mismo. Pero, nada de lo anterior es parte de lo que han dicho en la televisión los manifestaste que aún están en las calles venezolanas.  Es más, ¿acaso la República Bolivariana de Venezuela no es todo lo anterior según lo han demostrado sus violentas acciones represivas?

Desde mi visión minarquista liberal sí lo es.  El interés individual de los ciudadanos venezolanos ha sido puesto en sumisión al interés bolivariano de la república que fundó el ya fallecido Hugo Chávez.  Además, el gobierno bolivariano de Chávez y de Maduro en repetidas ocasiones ha negado tener una posición específica en el espectro político de izquierda y derecha, y ha volcado esta discusión al espectro de la lucha constante que debe sufrir el nacionalismo bolivariano ante la amenaza imperialista de los Estados Unidos de América y de sus títeres en otros gobiernos latinoamericanos.  Maduro ha insistido que esta manifestación es producto de una campaña imperialista de parte de los Estados Unidos en contra de su gobierno democrático.

¿Cómo es entonces que Nicolás Maduro acusa de fascistas a los opositores del mismo sistema e ideología que me parece él y su partido han establecido en Venezuela?  y  ¿qué podría el liderazgo manifestante aprovechar de la postura del Presidente Maduro?

Al llamar a la oposición “fascista”, Maduro implica que su gobierno es el antónimo del fascismo y el antónimo del fascismo es la democracia.

Sin duda, el gobierno de Maduro fue electo con mecanismos democráticos y este mecanismo legitimó su gobierno. Sí, su gobierno fue electo mediante una democracia representativa nos guste o no.  Punto y final.

Pero también es uno de los principios de cualquier gobierno democrático y representativo que, en ocasiones, los mismos pueden ser criticados cuando los los líderes han estado en el poder por mucho tiempo.  Existen mecanismos democráticos para resolver estos problemas y Maduro insiste en ignorarlos mientras pone en riesgo la vida de los ciudadanos a quienes prometió defender cuando ganó las elecciones.  Maduro olvida o ignora que una característica que suele acompañar a las democracias es el derecho de sus ciudadanos a opinar distinto y sin temor de ser enviado a prisión por sus ideas.  Cuando un grupo amplio de la sociedad insiste en que es necesario confirmar la legitimidad de un gobierno se pueden tomar muchas acciones que no son necesariamente la represión y la amenaza del uso de la fuerza policial.  Así, una decisión consistente con la democracia de un líder democrático debería de ser utilizar uno de los mecanismos de la Democracia.  El mecanismo idóneo para esta situación de inestabilidad se llama Plebiscito o más específico, un referéndum consultivo.  Al realizar un referéndum, el Presidente Maduro podrá consultar a los venezolanos que lo eligieron si están de acuerdo con que el continúe gobernando y fortalecerá la legitimidad de su gobierno con el pueblo venezolano.

Al inicio de las manifestaciones que ya han costado la vida de varios ciudadanos venezolanos, los reclamos eran la escasez de productos básicos, los altos índices de criminalidad y los reportes de violaciones a los derechos humanos que han manchado el gobierno de Nicolás Maduro. El Presidente Maduro es la única persona con el poder de evitar que una sola gota más de sangre inocente sea derramada.

Si el Presidente Maduro es en realidad un líder democrático permitirá que cualquier opinión, por muy débil o pequeña que sea,  sea considerada no una amenaza fascista sino un sentimiento de inconformidad válido de discutir.  En las manos del Presidente Maduro está que su gobierno sea recordado como  el de un absolutista del corte “L’État, c’est moi” o como un demócrata forjador de la Libertad y la Democracia en imitación del gran líder Nelson Mandela. Ojalá y la palabra referéndum empiece a sonar más y más en las próximas semanas para que la paz regrese al vecino país sudamericano.