El Día que los Argentinos Superamos el Cinismo

Hace una semana que Mauricio Macri (Cambiemos) es el nuevo presidente electo de Argentina y ya todo parece distinto. A pesar de muchas y muy perjudiciales medidas del gobierno kirchnerista saliente (nombramiento de personal, sanción de leyes controvertidas, emisión de dinero, endeudamiento de último momento) la mayoría de los ciudadanos nos sentimos optimistas respecto del futuro en Argentina. Incluso ya nos hemos puesto a debatir acerca de las ventajas y desventajas de tal o cual ministro elegido por Macri, como si viviéramos en un país normal.

El domingo pasado, cuando ya era seguro que Macri había ganado las elecciones y estaba dando su discurso, lloré. No era un llanto triste, ni siquiera un llanto de emoción, era un llanto de alivio. Luego algunos amigos y familiares me confesaron que también habían llorado. Sentí (sentimos) que nos habían sacado el pie del pecho, que nos ahogaba desde hacía mucho tiempo.

Macri ganó en una segunda vuelta contra Daniel Scioli (Frente para la Victoria), candidato del gobierno kirchnerista. Pero no es la figura de Macri ni las propuestas de políticas públicas de Cambiemos (coalición del partido de Macri -Propuesta Republicana-, la tradicional Unión Cívica Radical y el partido de Lilita Carrió, Coalición Cívica) las que nos hicieron saltar las lágrimas. Era el sentir que, finalmente, podíamos descomprimir, que podíamos proyectarnos, planear; que, después de mucho tiempo, podíamos opinar sin miedo.

Y creo que esa emoción estaba conectada, a su vez, con la sensación de que los argentinos (o la mayoría al menos) habíamos dado un primer paso hacia la superación de un profundo cinismo que tiñó la política, e incluso todas las relaciones sociales en la Argentina los últimos años y que el modelo kirchnerista supo explotar y profundizar, enseñando con el ejemplo.

¿A qué me refiero con el cinismo?

Mucho se ha hablado del resentimiento argentino pero, a mi entender, el cinismo es un paso posterior y más profundo de este sentimiento. Al resentimiento lo entiendo como un derivado de la envidia en su aspecto más negativo. Es decir, como el deseo de tener lo que el otro tiene o de estar en una situación (más privilegiada) en el que el otro se encuentra y que uno no puede alcanzar. Es algo así como la suma de la envidia y la impotencia. El resentido prefiere que nadie goce de aquel “privilegio” del que él no puede gozar. Lo más insólito es que en Argentina el resentimiento se da en todas sus variedades, no sólo de los pobres a los ricos, de los viejos a los jóvenes, de los feos a los lindos, de los gordos a los flacos, sino que uno puede encontrar una persona joven, linda, flaca y rica que sea tremendamente resentida (porque los padres no lo quisieron, porque creen que no tienen las oportunidades que tendrían en otros países, porque no encuentran motivación en nada, porque quiere que alguien lo admire y no encuentran quién, etc.).

A pesar de esto, encuentro en este sentimiento todavía un resabio positivo: el resentido entiende, todavía, que alguien puede llegar a algo bueno a través de medios legítimos u honestos. No descree totalmente de la posibilidad de que a alguien (no a él) le haya ido bien, se haya hecho rico, sea admirado o tenga algún talento por derecho propio. El resentido sólo siente que él no es capaz de tal proeza y, por lo tanto, preferiría que nadie lo pueda lograr.

Creo que el cinismo implica un paso más, aquel que sostiene la idea de que nada puede ser obtenido legítimamente, de buena fe. Que no existen caminos honestos, legítimos, correctos, meritorios u honorables que nos puedan llevar a un bienestar personal o material. Para el cínico todo es engaño, trampa, privilegio o arbitrariedad. Así, se sospecha que toda persona que tiene dinero, lo obtuvo de forma ilegítima, como producto de una actividad ilegal (corrupción, negociado), o de alguna trampa o subterfugio (no pagar impuestos, estafar) o que, meramente, es una persona de suerte (herencia). Incluso si esta persona no ha realizado ninguna actividad inmoral o ilegal, probablemente la haya realizado su antecesor (padre, abuelo) o alguien por él. Pero esto no se aplica sólo a la fortuna material, el cínico argentino ya no cree que se pueda lograr nada (título, puesto, premio, honores) de forma legítima. Es seguro que detrás de ello ha habido contactos, favores, negocios ilegales, trampas.  Lo peor es que, finalmente, lleva adelante una vida plagada de mentiras, trampas y violación de las reglas, creyendo que está justificado, que así son las cosas. “Es lo que hay” reza una de las frases más horribles del vocabulario argentino actual.

El cinismo, así, se ha independizado ya del resentimiento y cuenta ahora con fuerza propia, sosteniendo toda una estructura de creencias y relaciones. Si llevamos esta cosmovisión a la política, vemos cómo ésta se ha concebido últimamente sólo como el medio particular donde se busca desembozadamente el poder (y la riqueza mal habida) y donde se habilitan todos los medios para llegar a este objetivo. En definitiva, la política representa una forma velada de violencia que ya no es quizás, física, pero si es psicológica, social, institucional. De esta manera, aquellos que (por fuerza o por azar) obtienen la mayoría, pueden, entonces, hacer lo que quieran, interpretando las reglas a su favor e incluso cambiándolas cuando no les convengan. Estoy segura que durante mucho tiempo, muchos argentinos no criticaban las formas autoritarias y, en muchos casos, delictivas del gobierno porque consideraban que, de ellos estar en su lugar, hubieran hecho lo mismo. Esto representa, en mi opinión, el sumun del cinismo. Ya no se tiene confianza ni siquiera en la constitución moral de uno mismo.  Esto nos ha llevado a la situación penosa en la que nos encontramos, no sólo de pobreza material (a causa del delito público y privado) sino de fragilidad institucional, en la cual nadie puede crear expectativas, planear, crecer, cooperar o siquiera, coordinar con los demás.

El triunfo de Macri puede leerse de muchas formas pero, independientemente de sus características como líder, hubo un gran número de personas que lo eligieron porque preferían votar cualquier candidato al candidato del kirchnerismo, Daniel Scioli. Éste, aunque al principio parecía mucho  más abierto al diálogo y  moderado que la familia Kirchner, terminó representando al “modelo” kirchnerista, un paquete muy pesado compuesto por una forma muy autoritaria de ejercicio del poder, un embrollado conjunto de consignas y prejuicios y una forma muy sospechosa de hacer negocios.

Macri se presentó como un candidato de “buena fe” (lo repetía siempre que podía) y el mero hecho de que mucha gente haya creído posible que nos gobierne una persona que se presente de esta manera ya significa, para mí, un gran paso hacia el abandono del cinismo.

Varios elementos más se suman a este panorama: más allá de las críticas, todos los candidatos de Cambiemos hicieron un gran esfuerzo por no contestar los agravios que, desde la “campaña del miedo” de Scioli, no faltaban ni un solo día. Además, la imagen franca y honesta de María Eugenia Vidal y su victoria como gobernadora de la provincia de Buenos Aires (tradicionalmente gobernada por caudillos peronistas) dejó entrever que los ciudadanos tienen un límite respecto de cuánta agresión, falta de gestión y maltrato pueden soportar. Por último, el macrismo ofrece gestión, dialogo, equipos, aprendizaje, todo un vocabulario ajeno al debate político nacional de los últimos doce años.

Por una vez, muchos votantes comenzaron a pensar que tal vez tanto descreimiento en sí mismos y en las instituciones –que, en definitiva, son el fruto de las interacciones de los individuos-, nos habían llevado a la pobreza e inseguridad en la que vivíamos.  Que quizás ya era momento de abandonar la sospecha constante, el enfrentamiento sin cuartel, la resignación frente al delito, el abandono de la libertad y el gobierno del miedo.

No sé cómo gobernará Macri a nivel nacional pero le auguro lo mejor a él y a su equipo. Ya llegará el momento de analizar sus decisiones y planes de acción. Mientras tanto, me alegro de que gran parte de los argentinos, de una vez (y espero que para siempre) hayamos comenzado a abandonar el cinismo y a creer en los caminos de esfuerzo, talento, trabajo, confianza, cooperación. Por último, espero que este camino nos lleve a confiar más en nosotros, en nuestras capacidades y valores y que gocemos del valor de ejercer nuestra libertad.